Lunes, 21/05/2018
 
 

Fuendejalón y el Campo de Borja

El término de Fuendejalón se encuentra ubicado a 475 metros de altitud al oeste de la provincia de Zaragoza, a 60 kilómetros de la capital del Ebro. Insertado en el corazón de la denominación de origen Campo de Borja, el principal accidente orográfico que nos rodea es el Moncayo, en cuyo somontano tiene  lugar la principal actividad agrícola de Fuendejalón: la viticultura.

En lo climatológico es una zona de secano, con pluviometrías en torno a los 300mm anuales, lo que de forma directa condiciona la vida y los sistemas de trabajo de todo un pueblo. Con cerca de mil habitantes, la mayor parte de los vecinos de Fuendejalón se dedican a a la viticultura, con una tradición familiar que en numerosos casos se remontan a más de cinco generaciones de viticultores.

En la actualidad el término de Fuendejalón tiene algo más de 2.550 hectáreas de viñedo, a las que hay que añadir unos pocos cientos más de cereales, almendros y olivos, como marcan los más ancestrales cánones de la agricultura mediterránea. La principal variedad de uva que se ha cultivado desde hace decenios en estas tierras ha sido la garnacha tinta. En la actualidad, aunque esto sigue siendo así, las nuevas variedades que se han ido plantando son principalmente el Tempranillo, Cabernet, Merlot y Syrah.

La historia de Fuendajalón y la de Campo de Borja están ligadas indiscutiblemente a su tradición vitivinícola.

La primera referencia, relativa a la ved, que consta en la documentación estudiada en los archivos del Monasterio de Veruela, son las donaciones de las viñas de Magallón en 1203, bajo el abadiato de Raimundo Guillén, quinto abad de Veruela, lo que nos hace suponer que existían viñedos desde tiempos mucho más lejanos.

La tradición de las bodegas es igualmente larga, destacando desde las bodegas del propio Monasterio, a las inumerables bodegas particulares existentes en todos los municipios de la zona, situadas bien en montes o cabezos cercanos al pueblo o incluso bajo las propias casas, tradición que sigue conservándose hasta hoy.